Existo pero no vivo.

“Dudo, luego pienso. Pienso, luego existo”. Cuando leí esta cita, y antes de declarar mi idolatría por Descartes, pensé que la frase estaba incompleta y que, como siempre, no tomé los apuntes al pie de la letra. Así que decidí buscar en Internet. Lo que René me había regalado, Wikipedia me lo confirmó. Esa frase terminaba ahí. Y no podía ser. Se filosofase como se filosofase.

Dudo, luego pienso. Pienso, luego existo. Existo, luego qué. QUÉ. Descartes me había dejado a medias. Y no hay nada que más me reviente. Esa frase tenía que seguir. Y, como va a ser difícil contactar con Descartes o con algún filósofo coetáneo a él, voy a rematarla yo. Por lo menos voy a intentar acabar la jugada. Ya veremos si la pelotita entra o no.

Dudo, luego pienso. Pienso, luego existo. Existo, luego la he cagado. Ahora sí. Perfecto. Impecable. Total. Pero, si no entendéis mi lúcida y técnica expresión, yo os la explico. No voy a dejaros a medias. Que ya os he dicho que no me
gusta. Las cosas a medias son cosas rotas. Lo barato siempre acaba saliendo caro. Siempre.

Ni mucho menos estoy refutando a Descartes. Es más, creo que él se dio cuenta de lo que estaba diciendo, y decidió parar. Me coloco en posición. Dudo, luego pienso. Cojo velocidad. Pienso, luego existo. Esprinto. Existo, luego nada. “Así está bien”, pensó. Pero algo no acaba cuando a ti te da la gana, sino cuando decides empezar un nuevo camino. No puedes dejar una reflexión en el aire. No puedes encadenar dos silogismos y excluir un tercero. Porque la existencia también está a la orden del día.

Y es que, querido Descartes, descartaste continuar tu famosa frase porque te ibas a meter en un lío. Porque, en esta vida, está más que claro que quién duda, piensa y que quién piensa, existe. Pero es que no todo el mundo piensa de la misma forma. Ni todos pensamos siempre, directamente. Yo y mi vecino dudamos de distinta manera y, no por eso, dejo de pedirle azúcar. Toda mi comunidad duda por cualquier decisión. Y al final la derrama existirá o no en base a lo que piense la mayoría.

Pienso, luego existo. Vamos, que existo cuando me hacen una pregunta en clase pero no cuando pierdo las formas con alguien. Existo a momentos. Se acuerdan de mí a ratos. Cuando soy útil. Cuando debo dar jaque al  rey. Ahora te voy entendiendo y entendiendo cada vez más cosas.

Pensar y dudar en exceso, como todo en la vida, es malo. Por otro lado, el primero que dijo esto sería una persona que ni pensaba ni dudaba. Un ni-ni descartiano, vaya. Pero da igual. Porque no le faltaba razón. Porque tu nivel cognitivo es más que indudable, pero el de la sabiduría popular también lo es. Lejos de que esto sirva para que algún jeta se agarre a no pensar o a no dudar, de crear más parados o camicaces de la decisión, lo que quiero es que esto valga para otro tipo de personas. Para los que pensamos en exceso, los que nos preocupamos de dar vueltas a los problemas en vez de darles la vuelta. También va dirigido a todos los que dudamos hasta para cruzar la calle.

Debemos ser la excepción que cumple tu regla. Pero que a nosotros no nos arregla nada. Una persona que sólo piensa en aprobar, y que está obsesionada con ello, va a dejar de existir. No físicamente. Pero sí anímicamente. Va a perder productividad, tiempo y el pelo por el estrés. Y la vida no creo que quiera amargarle la existencia a nadie. Y menos a un estudiante. Con los tiempos que corren. Qué paradoja sería. O mejor dicho, qué paradoja es.

Pero es que además hay gente indecisa. Que generalmente es la misma que la del ejemplo anterior. Con un problema añadido: dudan. Qué problema, dirás. Pero es que lo hacen de más. Y esa persona que duda si cruzar el paso de cebra que le separa de su casa cuando el semáforo está en ámbar, puede dejar de existir. Y ahora sí, físicamente. Ha dudado si pasar. Duda, luego existe. Piensa que la mejor opción es pasar. Piensa mal, luego le atropellan. Y viene la ambulancia. Si no lo tiene que hacer el forense.

7494351826_726873079e.jpg
“A veces dudo incluso si estoy dudando. No sé si esto significará que pienso o existo. Pero que es un sinvivir, te lo aseguro”.

Joder, que yo quiero saber si existo. Y según mi teoría debo ser visible a media jornada. Y eso está muy pagado. Pienso bien, mal, regular. Pero pienso en exceso. Dudo. Lo dudo todo. A veces dudo incluso si estoy dudando. No sé si esto significará que pienso o existo. Pero que es un sinvivir, te lo aseguro.

Y después de pensar qué decir, de dudar si subir este artículo y de poner en entredicho mi existencia, quiero volver a aclarar mi reciclada frase, y a regalarte esa tonalidad que creo que te faltaba. Dudo, luego pienso. Pienso, luego existo. Existo, luego la he cagado. Te tengo que decir que ese matiz es tan escatológico como intranscendente. Que no te estoy dando toda la razón. Ni yo tampoco la tengo. Creo que no era un problema de contenido sino de continente. Creo que hay que mezclar las palabras de uno que sí supo encontrarlas y el sentido que buscaba otro y que no ha encontrado hasta que no ha reflexionado sobre él. Como pasa con todo en la vida.

Al final, está claro que tu existencia se basa en que dudes y en que pienses. Pero sobretodo en cómo dudes y en cómo pienses. Porque dudar y pensar es el billete para la existencia. Pero la forma de hacerlo es el tren de la vida. Tu tren. Así que me veo en la obligación de poner esta dichosa frase en imperativo. De convertirla en otra fruto de la sabiduría de un filósofo, la de un joven al que le gusta escribir y la del resto de los mortales.  (Votantes del PP y británicos a favor del Brexit no incluidos).

DUDA (no en espeso), LUEGO PENSARÁS;

PIENSA (no en ambulancia), LUEGO EXISTIRÁS.

 

Anuncios

2 comentarios en “Existo pero no vivo.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s